¿Qué es un tratamiento psicológico (psicoterapia)? ¿En qué me puede ayudar?

Un tratamiento psicológico, también conocido como psicoterapia, es el proceso destinado a restablecer el bienestar y un comportamiento saludable.

Consiste en la puesta en marcha de procedimientos y técnicas validadas científicamente para promover cambios en la dirección de lo que quieras lograr, que puede ser el alivio de los síntomas y problemas, aprendizaje de nuevos hábitos, habilidades o pautas de conducta y mejora o crecimiento personal. Se lleva a cabo de forma gradual, observando y poniendo en marcha estrategias relacionadas con cómo uno interpreta las situaciones, cómo se siente o actúa, aspectos claves para la resolución del malestar o problema.

En definitiva, el objetivo es lograr un aprendizaje útil para sentirte mejor y resolver tus problemas tanto presentes como futuros de manera más efectiva.

¿Cuál es el papel del psicólogo y de la persona que solicita terapia?

En muchos casos, sobre todo si es la primera vez que uno solicita un tratamiento psicológico, existen dudas sobre cuál es el papel de cada uno.

En general, es necesario que se cree un clima de colaboración profesional entre la persona que solicita tratamiento y el psicólogo. Por una parte, el psicólogo asume el compromiso de escuchar, alentar, apoyar emocionalmente, guiar, elegir los procedimientos y facilitar los recursos técnicos (psicológicos) necesarios para la recuperación del bienestar y alcance de objetivos de la persona. También permite que las personas hablen con alguien que se muestre objetivo, neutral y libre de prejuicios al tratar sobre sus problemas o inquietudes.

Por otra parte, la persona que acude a consulta, tiene un papel mucho más importante ya que es el principal agente del cambio, el que mejor se conoce y quien sabe lo que quiere conseguir. Cuanto más se implique en el tratamiento (tanto en el momento de la sesión como al realizar ejercicios por su parte en otros momentos), mayor éxito tendrá la terapia.

¿Cuándo he de acudir al psicólogo?

En general, puedes pedir apoyo o ayuda psicológica cuando quieras realizar un cambio o mejorar tu situación. Cada vez son más las personas que acuden a consulta para mejorar su situación personal o profesional, desarrollar sus habilidades, prevenir situaciones difíciles o dar un cambio en su vida importante. Todas las opciones son válidas, ya que implican la voluntad de cambio o aprendizaje para conseguir una vida más plena y feliz.

Si bien, es muy aconsejable realizar una terapia si presentas un malestar y sufrimiento mayor de lo habitual y, que por más que lo has intentado, no has podido solucionarlo ni se ha pasado con el tiempo. Puede ser que te sientas más deprimido, muy ansioso, irritado, o incluso notes que tu salud física se empieza a resentir.

También puede ayudarte si estas pasando por una situación difícil o nueva para ti, como por ejemplo, un divorcio, mucho estrés en el trabajo, el fallecimiento de un familiar. Personalmente, utilizo dos criterios para saber si requieres un tratamiento psicológico:

  • Si percibes que la vida, en cualquiera de sus facetas o en varias (personal, familiar, social o laboral), está afectada negativamente por algo que te ha ocurrido o por ti mismo
  • Si valoras que la vida como es ahora no es lo que quieres que sea en un futuro

¿Pero, pedir ayuda significa que soy débil o que estoy “loco”?

Absolutamente no. Pedir ayuda significa solo eso, “pedir ayuda”. Esto no tiene nada que ver con ningún aspecto negativo de la personalidad o psicopatología, sino que significa que deseas mejorar tu calidad de vida y cambiar tu situación.

Es más, incluso quien tiene un problema psicológico como tal (trastornos de ansiedad, depresión, hipocondría, fobias, etc), se sabe que no nace con él ni es una parte esencial de su ser, sino que es el resultado de una serie de experiencias vividas y múltiples influencias ambientales los que predisponen a vivir un problema de este tipo y, en ningún caso tienen que ver con la “locura” o “enfermedad mental”.

La prueba es que la mayoría de las personas con estos problemas lo solucionan y recuperan su vida normal tras un tratamiento psicológico.

Por lo anterior, superar estas creencias erróneas y el nerviosismo inicial que conlleva dar el paso de ir al psicólogo puede valer mucho la pena.

¿Qué debo esperar en la primera sesión?

En una primera sesión, el psicólogo te hará algunas preguntas para identificar el problema o los motivos por los que solicitas sus servicios (¿qué es lo que te preocupa? ¿qué te ha traído aquí?, ¿qué te hizo pedir ayuda ahora y no antes?). Continuará viendo cuándo comenzó tu malestar, cómo te afecta, cómo estás manejando la situación, cuál es tu historia y problemas similares que hayas pasado en otro momento, así como tus apoyos sociales y familiares actuales.

Es importante que sepas que no tienes que contestar a lo que no quieras si no te sientes cómodo en ese momento y que tampoco es necesario apresurar el proceso de dar toda la información, ya que se irá creando la confianza profesional poco a poco.

El objetivo del psicólogo es escucharte, que te sientas cómodo y guiar la sesión de forma efectiva para recabar los datos suficientes que le permitan establecer unos objetivos y un plan de tu tratamiento. También aclarará contigo los asuntos importantes para llevar una terapia adecuada como la forma de realizar o cancelar una sesión, la confidencialidad, los honorarios y cualquier duda relacionada.

Tras un primer período de sesiones, dispondrás una nueva comprensión de su problema y un nuevo sentido de poder solucionar lo que te pasa. El psicólogo también puede sugerirte pautas para comenzar a trabajar de forma inmediata.

¿Cuánto tiempo durará mi psicoterapia?

Un tratamiento psicológico suele tener una duración de entre tres y seis meses con una sesión semanal, si bien esto es aproximado ya que puede durar más o menos tiempo dependiendo de varios factores: el tipo de problema, características e historia de la persona, el número de objetivos que persigue, lo que pasa en su vida fuera de la psicoterapia y su implicación.

Por ejemplo, un tratamiento psicológico será más breve cuando la persona conoce el problema que desea trabajar, lo tiene bien definido y no espera demasiado con el problema antes de buscar ayuda y es probable que sientan alivio después de unas primeras sesiones. En otros casos, es normal que el problema no desaparezca después de unas pocas sesiones porque la situación es más compleja, inestable o hay muchos “frentes” abiertos, aunque seguramente empieza a ver las cosas de una forma diferente y hace progresos que le servirán en el futuro.

Es conveniente también mantener una expectativa realista y no “correr”. Disponer de un tiempo suficiente para permitir los cambios necesarios es más que recomendable ya que hablamos de influencias y hábitos instaurados y requieren un tiempo para cambiarlos.

No obstante, el psicólogo también persigue resolver cuanto antes el problema y su trabajo es que seas cada vez más “autónomo”. En cualquier caso, puedes preguntar cuando quieras a tu psicólogo la duración y cualquier otro aspecto del tratamiento. Con probabilidad, después de una primera evaluación sobre tu situación, podrá darte una respuesta estimada.

¿Cuándo sé que es el momento de dejarlo?

La psicoterapia no es un compromiso de por vida, por lo que cuando notes que ya no te preocupa el problema que te trajo a psicoterapia, tu vida se haya normalizado o hayas logrado lo que te propusiste viniendo a terapia es el momento de terminar.

Lo mejor es que comentes al psicólogo que te sientes satisfecho con la terapia si no lo has hecho ya, para repasar los avances y planificar un seguimiento y terminación adecuado.

Puedes estar abierto a que poco después de resolver tu problema, si surge una nueva situación en tu vida muy complicada, sea aconsejable ajustar o “ponerse a punto” en una sesión de refuerzo de las habilidades que se aprendieron durante el tratamiento si quieres. Es habitual y no significa que vuelvas a estar con malestar. Simplemente puedes ponerte en contacto con el psicólogo de nuevo, ya que él conoce tu historia y será más breve.

Este servicio de ayuda psicológica... ¿es confidencial y seguro?

Si, este es uno de los aspectos más importantes para desarrollar un tratamiento psicológico de calidad.

Puedes estar tranquilo/a porque PSI ONLIFE mantiene tu información personal a salvo y cumple con todas las recomendaciones éticas y deontológicas a nivel presencial, online y por correo electrónico para la protección de tus datos.

Te garantiza:

  • Confidencialidad y privacidad en tus datos personales, intimidad y anonimato, de acuerdo con la Legislación de nuestro país, LOPD (Ley de Protección de Datos Personales) y regulaciones profesionales y deontológicas del Colegio Oficial de Psicólogos. Los procedimientos de protección de la información son supervisados por una consultoría legal especializada.
  • Seguridad en dispositivos, comunicaciones y bases de datos de PSI ONLIFE mediante la aplicación de medidas de seguridad definidas con nivel alto, incluyendo encriptación y conexiones seguras. Tus datos bancarios también son protegidos y confidenciales.
  • Información sobre la competencia profesional e identificación del psicólogo, normativa ética de los tratamientos psicológicos, muestra de tarifas y formas de pago de antemano e intervalo de tiempo que se responderán las solicitudes de tratamiento y consultas.

¿Puedes tratar cualquier tipo de problema?

Si, se puede tratar cualquier tipo de problema que sea competencia del psicólogo. En caso que no fuera así o las condiciones no permitan realizar un tratamiento psicológico de calidad suficientes, el psicólogo te lo comunicaría lo antes posible y te orientaría sobre otras formas de atención más efectivas y apropiadas.

Si te encuentras en una situación de crisis o emergencia y necesitas apoyo psicológico inmediato, te informamos que tienes a tu disposición el Teléfono de la Esperanza 902 500 002 (servicio especializado, anónimo y gratuito las 24 horas del día durante los 365 días del año) o al Servicio de Salud más cercano a tu domicilio.

¿Qué tipo de tratamientos puedo elegir?

Puedes escoger entre los 3+1 tipos de tratamiento, es decir, los 3 tipos de tratamientos psicológicos y 1 asesoramiento psicológico.

En general, los tres tratamientos psicológicos se ofrecen con el objetivo que puedas lograr cambios o modificaciones en el comportamiento, la salud física o psicológica y tu bienestar e implica aprender técnicas en la consulta o por videoconferencia de forma gradual durante un tiempo.

En cambio, el asesoramiento psicológico consiste en una colaboración profesional a través de mensajes por correo electrónico para resolver dudas o consultas de forma puntual y no implica un objetivo de cambio o mejora del bienestar.

Las posibilidades de cada uno son diferentes, por lo que recomendamos que analices cada uno para valorar el tratamiento que más se ajuste a tus necesidades (link a modalidades). También puedes obtener más información o contactar directamente en XX si quieres que te recomendemos la mejor opción para tu situación.

¿Cómo puedo reservar una sesión?

Puedes reservar una cita directamente a través del teléfono 654 644 963 o desde la web en el apartado de Modalidades pulsando en el botón “Solicitar” en el tipo de tratamiento que deseas y rellenando los datos del formulario.

Una vez realizado, recibirás en un periodo máximo de 48 horas un correo electrónico con la hora y día de consulta de acuerdo con tus preferencias o lo acordado si ha llamado por teléfono. Para las consultas online recibirás, además, los datos necesarios para contactar a través de Skype (Descárgalo aquí si no lo tienes).

Si necesitas ayuda para reservar una sesión, no dudes en contactar en el teléfono 654 644 963 o enviar un mensaje a través del Formulario de Contacto.

¿Cómo puedo pagar el tratamiento psicológico?

Puedes elegir el método de pago más se ajuste a tus preferencias.

Ponemos a tu disposición la opción de pagar mediante PayPal, ya que es la forma más común, rápida y segura de pago en Internet, tanto con tu tarjeta bancaria o con una cuenta Paypal si tienes.

Puedes optar también por transferencia bancaria si te resulta más cómodo, e incluso en efectivo si acudes a consulta presencial.

Además, puedes beneficiarte de los descuentos del 10% y 15% para premiar tu continuidad en cualquier tratamiento que elijas.

¿Puedo obtener algún tipo de descuento?

Si, te ofrecemos descuentos en todas las modalidades de tratamiento psicológico (presencial y online) para premiar tu fidelidad:

Si solicitas 5 sesiones obtendrás un 10% de descuento.
Si solicitas 10 sesiones un 15% de descuento.

Estos descuentos se aplican automáticamente a la hora de hacer el pago de las sesiones a través de la web y puedes solicitarlos al llamar por teléfono 654 644 963.

¿Qué pasa si en mi tratamiento psicológico online el servicio se cae y no funciona bien la conexión?

Al tratarse de un servicio de pago, por parte del psicólogo existe una infraestructura tecnológica que evita que esto ocurra y asegure la mejor comunicación posible.

Es recomendable que antes de comenzar un tratamiento compruebes que también por tu parte la comunicación funciona bien (videocámara, micrófono, conexión a Internet, etc). Te informamos de algunos requisitos y equipamientos tecnológicos que favorecen la comunicación.

En cualquier caso, si aparece alguna incidencia respecto a la calidad de la videoconferencia debes comunicarlo al psicólogo para que trate de resolverlo y si se produce un fallo en la conexión o una caída del sistema se te devolverá el dinero proporcional del tiempo que quedara pendiente de disfrutar o programará una nueva sesión gratuita.

¿Puedo cambiar la hora de la sesión después de haberla reservado?

Si, puedes hacerlo a través del teléfono 654 644 963 o enviar un mensaje a través del Formulario de Contacto, hasta 24 horas antes de la sesión reservada.