Sin motivación ¿tiendes a no hacer nada?

Foto stockmonkeys

Muchas personas, cuando no se sienten motivadas, posponen automáticamente la realización de tareas y decisiones.

“No me apetece hacer esto ahora”

“Esperaré a estar de mejor humor para ponerme con esto otro”

Seguramente te haya pasado con temas poco importantes (hacer una llamada, limpiar la casa, visitar al dentista, gestionar las cuentas…) . Y es que no nos engañemos: !hay infinidad de tareas aburridas y poco agradecidas! Puede que nunca te sientas dispuesto a hacerlas y te quedes esperando para siempre.

Entonces, ¿cómo me motivo? ¿existe algún un curso de motivación? ¡No! (no me provoques)

Veamos lo siguiente: ¿qué crees que aparece primero, la motivación o la acción? ¿qué dirías? Si tu respuesta es la motivación, enhorabuena, es la opción lógica y la más votada. Sin embargo, en muchas ocasiones, no va primero la motivación, sino la acción. Como aparece en el siguiente diagrama:

 

Es decir: ¡Cuanto más hagas, más ganas tendrás de hacer cosas!

Por ejemplo:

El primer borrador de este post era demasiado extenso y aburrido. Nadie lo hubiera leído (ni siquiera el más motivado). Cuando llegó el día que me había propuesto terminarlo, mi motivación era algo así como del 2% (vamos, que deseaba dejarlo en un 98%). Insistí y al cabo de unos quince minutos, mi motivación aumentó y el trabajo me estaba pareciendo mucho más sencillo y gratificante de lo que había imaginado. De hecho, aparezco en tu pantalla por el único motivo de:

La acción

Piensa en tu gimnasio, estudio, trabajo u otra actividad. Una vez estás inmerso en esa actividad, ¿aumenta o disminuye esa primera sensación desagradable?.

Incluso puede que te sientas ¡mejor que antes! Haz la prueba.

CUÁNDO: desde ahora. Cuanto más practiques, menos te costará.

QUIÉN: tú. Eres el único que puede cambiar para ver el cambio que deseas.

CUÁNTO TIEMPO: sólo un minuto. El tiempo que te comprometes contigo a hacerlo.

¿Por qué no cambiar el orden habitual de hacer las cosas?¿Por qué seguir postergando las decisiones?

Y recuerda:

1. ¡Deja de poner el carro antes del caballo!

2. Un primer paso puede llevarte al viaje más largo. Piensa en un coche parado sin gasolina, que comienzas a empujar con todas tus fuerzas hasta que una vez superada la inercia inicial, el coche lentamente se empieza a mover cada vez con menos esfuerzo.

3. Si te lo tomas en serio y lo conviertes en una tarea diaria, ganarás en:

Vida – Familia – Amigos – Trabajo Ocio

¿Tus logros son producto de la motivación o de la acción? Comenta con nosotros este post y compártelo !Gracias!

— Foto stockmonkeys

Envía un comentario

Tu e-mail jamás será publicado o compartido. Los campos requerios están marcados con*