Prepararse en los nuevos tiempos de test psicológicos

Prepararse en los nuevos tiempos de test psicológicos

Cuando una persona acude a consulta, generalmente, se inicia un proceso de evaluación psicológica. El buen psicólogo recogerá y analizará la información del cliente, para comprender su situación y su funcionamiento psicológico, ofreciéndole así un tratamiento psicológico individualizado.

Durante este proceso – en torno a 2 o 3 sesiones-, el psicólogo emplea diversos métodos para obtener la información, entre los que se encuentran los test psicológicos. No siempre es necesario utilizarlos en la evaluación, pero resultan útiles para triangular la información y minimizar posibles sesgos del psicólogo (Ibáñez y Echeburúa, 2014). Además sirven para medir variables relevantes, especialmente si nos interesa la comparación con una muestra de población. Bien sabemos que una buena evaluación, posibilita una terapia psicológica efectiva, así que nunca sobrará.

Test psicológicos

Aunque el uso de test está muy generalizado en la psicología clínica, no siempre se realiza una adecuada praxis. ¿Por qué? (Todo tiene una explicación). Siguiendo las premisas de una formación a la que acudí recientemente en el COPM de la mano del experto P. Santamaría, se debe a que (entre otras cosas) los psicólogos accedemos a un número cada vez mayor de test psicológicos muy bien envueltos en publicidad y marketing. Como consecuencia, cada vez nos resulta más difícil diferenciar los test psicológicos reales (cuentan con garantías científicas) de los pseudotest (tienen apariencia de test pero no lo son!).

¿Cómo diferenciar un test de un pseudotest y hacer un buen uso de los mismos?

Tanto si te proponen realizar test psicológicos, como si eres psicólogo y los utilizas en tu práctica habitual, lee las siguientes sugerencias*:

Para la persona que responde a los test:

  • Si solo cumplimentas test en una terapia, no es una buena evaluación. El test nunca debe ser la única fuente de información en una evaluación psicológica. Al menos, tiene que acompañarse de una entrevista clínica y lo habitual es que se combine con algún registro conductual.
  • Un test por sí mismo no diagnostica (fíate menos si intentas hacerlo por internet). Los test pueden apoyar un juicio clínico, pero siempre será el psicólogo el que tenga la última palabra, ya que conoce otras variables personales y del contexto relevantes que pudieran explicar los resultados.
  • Solicita que te expliquen e interpreten los resultados verbalmente. Aunque te den un informe e incluso incluyan los resultados ya interpretados, aclara tus dudas y siempre pregunta lo que necesites. Más si es un test que puede tener consecuencias importantes (modificar el currículo escolar, influir en decisiones judiciales, etc.)
  • Huye de los “testólogos”, pero si buscas medir variables relevantes como las capacidades atencionales, intelectuales, lectura o escritura y otras neuropsicológicas, es muy recomendable que utilicen test.

Para el psicólogo/a:

  • Antes de utilizar un test, es importantísimo que hayas leído el manual y compruebes que mide lo que pretender medir, sabes aplicarlo e interpretarlo. Esto es de sentido común, pero aún así, es importante recordarlo. Muchos psicólogos, con las prisas del día a día, buscan test de internet (y más bien encuentran pseudotest) y rápidamente lo aplican al caso que estén evaluando. Como científicos que somos (o que defendemos ser), es nuestro trabajo revisarlos con calma y garantizar que es el adecuado si queremos extraer conclusiones correctas.
  • Actualízate. No utilices siempre el mismo test porque “lo conoces”, o “te lo enseñaron en la carrera”. Los test evolucionan y mejoran. Ya basta de utilizar test de los años 80 (veremos más adelante por qué).
  • Selecciona test que se utilicen en ámbito clínico aplicado, los de investigación pueden no ser los más adecuados para la práctica clínica.
  • Siempre prepara y explica siempre por qué es importante responder determinado test y comprométete a explicar los resultados. El test tiene que estar justificado porque si no pasa esto: pacientes que vienen rebotados a consulta por haber sido sometidos a muchísimos y caros test sin haber visto necesario aplicarlos y sin haber recibido ninguna interpretación o conclusión clara de los mismos.
  • Prepara el lugar de evaluación, con los materiales y todo lo que sea necesario (evitar que entren terceros, distracciones, etc.) para respetar su aplicación antes de administrar el test. Utiliza solo los test que expliquen normas y criterios de aplicación, corrección e interpretación. El test psicológico basa su poder en un procedimiento estandarizado, protocolizado y definido de antemano. Así, se garantiza que los resultados se deban a las diferencias a medir y no a la disposición de la prueba.
  • Busca que los test basados en muestras actualizadas y representativas. No se trata de aparentar modernidad, carece de sentido utilizar un test que compare nuestros resultados con baremos con muestras antiguas o de otras culturas (¿acaso se parecen en algo los hábitos y costumbres de ahora con los de los años 70 u 80? O con los de ls países nórdicos?). Con las muestras muy específicas pasa igual (¿os suenan las muestras de estudiantes de psicología?).
  • Comprueba, al menos, que han pasado por estudios de fiabilidad y validez. Aunque no seas experto en estadística, pregunta o busca que tenga buenos niveles de fiabilidad (mínimo alfa mayor de 0.70 y test-retest de 0.65) y, mucho más importante, de validez. Mira bien y comprende lo que significan las puntuaciones típicas, por favor.
  • No te fíes de test que dicen que tienen artículos científicos que los apoyan sin buscarlos. Os sorprendería la cantidad de test, especialmente en plataformas de internet, donde no se demuestra lo que dicen.
  • Comprueba que la persona responda a todas las preguntas (o pregunta el porqué no las ha respondido), porque si no hay suficientes respuestas, el test se invalida. Sé que es de perogrullo, pero no olvides reflejar en la historia clínica si ha ocurrido algo relevante durante la evaluación con el test.
  • Ten en cuenta la importancia y las consecuencias que se pueden derivar de un informe basado en test, más vale que comprendas e interpretes adecuadamente los resultados estudiando bien el test. No lo estropees después de todo!
  • Pide supervisión de expertos, realiza webinars (las editoriales las ofrecen), deriva a otro profesional si hace falta. Llamémosle dejar el orgullo a un lado, ser responsable, seguir el código deontológico… o todas las anteriores;).

Espero que os haya clarificado ¿Cuál es vuestra experiencia con los test psicológicos? Cuéntamelo en los comentarios!

*Ten en cuenta que esto no es una descripción exhaustiva ni prescriptiva, su uso implica temas que sobrepasan este post, pero sí son sugerencias para evitar errores habituales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Enviado el 14 diciembre, 2018 a las 16:34 | Enlace

    Yo tuve una mala experiencia. Hice un test psicológico carísimo pero me pareció muy poco útil. Creo que era un test de personalidad y no servía para detectar problemas graves. Ese test le hice 20 años antes en el colegio. El psicólogo no me explicó nada de la exploración y no me dio el informe.
    A los tres meses me informó de la evaluación, no me dijo nada que no conociera ya. Al mes siguiente descubre que tengo pánico y me dice que me tiene que derivar a otro psicólogo, pero no me lo explica bien y yo entendí que tenía que empezar de cero con otro psicólogo.
    Esto ha ocurrido porque el psicólogo solo piensa en su negocio y no en ayudar al cliente.
    Tú das información e intentas ayudar al cliente. Te deseo lo mejor.

  2. Enviado el 14 diciembre, 2018 a las 18:56 | Enlace

    Gracias Carlos por tus palabras. No sé si nos conocemos, pero te agradezco la confianza y que hayas compartido por aquí tu experiencia (espero que hayan mejorado ese sistema en los colegios…). La falta de explicación y demora excesiva para la explicación son elementos que sin duda no ayudaron a que te sintieras cómodo en esa situación, este último sería perfecto para añadirlo a la lista.
    Un fuerte abrazo!

Envía un comentario

Tu e-mail jamás será publicado o compartido. Los campos requerios están marcados con*